José Donoso y los Diarios

29 jul

Un diario es la forma más intensa de fijar la existencia de un hombre y al mismo tiempo es la manera en que ese hombre deja de ser él mismo y se convierte en su peor verdugo.


Por Christian Jiménez Kanahuaty

 

El hecho de que un escritor escriba un diario es hiperbólico. Es la frustración hecha texto. Cuando un escritor no puede escribir una novela, se lanza a escribir un diario, para dar cuenta en esas páginas cotidianas las batallas perdidas con la ficción, pero, ¿qué sucede cuando un escritor escribe novelas y al mismo tiempo una serie de diarios?

John Cheveer, Robert Musil y José María Arguedas son unos cuantos ejemplos de ese movimiento, quizá otros nombres pueden ser Franz Kafka, André Gide y Virginia Wolf. La lista podría ser interminable y comerse todas las páginas disponibles para este texto, pero sólo quiero puntuar que todos estos escritores han hecho una obra no sólo sólida, sino inmortal en las latitudes donde se afincaron por primera vez antes de las traducciones y de los multimediáticos trabajos de editoriales de todo el mundo.

Estos escritores hicieron una doble vida, una vida al margen de la escritura para volcar todo aquello que no estaba escrito en la ficción. Y en ese sentido, la apuesta de llevar un diario es la simetría perfecta entre el dominio perfecto de la obra, para saber qué ingresa en ella y que no; y el efecto perturbador de algunas cosas que sólo se dicen en silencio y en la quietud de la noche; en ese instante supremo donde sólo se es fiel a uno mismo. Y eso es el diario. No son ni las entrevistas ni los reportajes de investigación los que dan cuenta de un ser humano que opta por ser escritor.

Seguir leyendo→

“Calles y otros relatos” de Stephen Dixon. O lo que pasa cuando Rodrigo Fresán te escribe el prólogo

24 jul

“Pero Rodrigo es un genio. Se pone a sí mismo como un personaje de Dixon (es muy irónico Rodrigo)”.

IMG_3081

 

Por Marcos Zurita, desde la invernal Buenos Aires.

Siempre es lindo recibir de regalo un libro de un autor que uno no conoce. En la solapa dice que nació en New York en 1936 y todavía no se murió. No dice “todavía no se murió”, la ausencia del segundo año en la oración, supone la sobrevida.

La editorial Eterna Cadencia decidió poner un prólogo de Fresán como gancho. Lo salteo. Prefiero leerlo antes de escribir esto, porque supongo será fantástico. Y lo es, ya van a ver.

Seguir leyendo→

Reeditan “EL RIO” de Alfredo Gómez Morel, “un clásico de la pobreza” (para Neruda)

23 jul

Pobreza, violencia y horror real. Alfredo Gómez Morel pudo tocar la gloria con su novela “El río”, que en verdad es una autobiografía y que acaba de ser reeditada. 

 

gomez-morel

Por J.C. Ramírez Figueroa

“¡Es un clásico de la miseria!”, decía un entusiasmado Pablo Neruda a todo a aquel que quisiera escucharlo. Incluyendo a los editores de Gallimard, esa mítica editorial francesa “dueña” de Proust, Camus y Saint-Expéry. Era 1962 y el poeta estaba conmovido con la novela “El río” de Alfredo Gómez Morel (1917-1984).

Huérfano, lanza, pelusa del río Mapocho, amigo de prostitutas y traficantes, cronista y experto en sobrevivir en el lado más salvaje de Santiago, el escritor -en una de sus tantas temporadas en la cárcel- decidió tomar ese material y convertirlo en una narración autobiográfica.

Nada de ficcionar experiencias, quedar como héroe o achacarle responsabilidades a los papás, como se estila en el muy en boga género de la “autoficción”. Gomez Morel, escribía sobre él, sin filtro ni elegancia, con un tono distante,carcelario y a veces, de alto vuelo que llega a remover las entrañas del lector. La meta no era escribir “su versión” de los hechos, sino “la verdad”. A secas.

Seguir leyendo→

El GOCE del arte chileno

22 jul
El artista chileno se define por una graciosa disposición a solicitar autorización para “romper las normas” y luego, darse vuelta frente a la mirada aprobatoria para preguntar “Mire, papito, ¿lo hice bien?”. 

Por Justo Pastor Mellado

El día de la Virgen del Carmen asistí a una novena realizada en la casa de un cantor a lo divino en un pueblo limítrofe de la región metropolitana. Omitiré los datos y los nombres para salvaguardar la intimidad de una invitación especial. Acudí con un músico que había realizado el registro de los cantos de una comunidad específica, muy respetada.

El mismo día, en La Tirana, a dos mil kilómetros de distancia, se realizaba otra fiesta a la virgen. Esta era publica y por vez primera, escuche por la radio, asistió el señor obispo con todos sus atuendos. Lo cual viene a ratificar el interés de la Jerarquía por “manejar” la religiosidad popular, en la expresa voluntad de “cristificar” la fiesta. Manejar significa rebajar su alcance y limar los efectos contemporáneos de sus determinaciones “paganas” iniciales. 

Seguir leyendo→

¡El sorteo de la semana! (Cerrado)

18 jul

10410606_10152502235394870_2762298696344267388_n (1)

 

Esta semana comenzamos el segundo sorteo.

Se trata de los libros:

-Namazu – Rodrigo Ramos Bañados (Narrativa Punto Aparte)

-Una loca maternidad - Leo Marcazzolo (Aguilar)

-Aurora Boreal - Asa Larsson (Seix Barral)

Seguir leyendo→

Diario de lectura del diario de filmación de Fitzcarraldo – [Herzog (Entropía)]

16 jul

 

 

Por Marcos Zurita, desde Buenos Aires

 

7/7/14

Apago netflix. Las películas tienen títulos en español y así parecen todas de Suar. ¿Veo el documental de los Cristos rusos? Estiro el brazo a la biblioteca. Agarro Conquista de lo inútil (Diario de filmación de Fitzcarraldo).

 

Seguir leyendo→

5 Etapas que experimentamos tras la muerte de un escritor

15 jul

“Un cuerpo vivo y otro muerto contienen el mismo número de partículas… Estructuralmente no hay diferencia… Vida y muerte son abstracciones… ¿Por qué debería estar apenado?”

- Dr. Manhattan, “Watchmen”

 

 

Por m. Isaac V.R., desde México DF

 

Sin intención de hacer filosofía de a tres varos, porque esto no es Metroflog, la muerte es un proceso simple donde el individuo se separa de su cuerpo y pierde completamente todas las funciones corporales. Muy parecido a estar borracho o en salvia divinorum.

La única diferencia entre un escritor muerto y una persona “de a pie” muerta es que el escritor sí publicó hasta los poemas más cursis que escribió en la pubertad y, seguramente son mejores que la obra cumbre de cualquier persona de a pie. No hay más. Bueno, dependiendo del escritor podríamos pensar en el dinero, pero no todos los escritores muertos tienen más de tres pesos en el bolsillo. En el caso de las últimas dos muertes literarias muy sonadas: García Márquez y Nadine Gordimer, pues bueno, tenían aún el varo del premio Nobel.

Sutilezas.

Pero, cuando un escritor muere, los vagones del tren del mame se mueven a hipervelocidad convirtiéndolo en un tren bala capaz de llevarnos de Aracataca hasta Sudáfrica en menos de media hora.

Seguir leyendo→